Qué hacer y no hacer para un embarazo feliz

Los consejos de embarazo de Nicola no te prometen evitar las consultas continuas a Internet sobre «preocupaciones de la futura mamá», pero ha pasado por ellas y ha salido triunfante. Así que, te puede ofrecer algunas indicaciones para ayudarte a que esos nueve meses sean lo más apacibles que se pueda.

Revista BABYBJÖRN – Consejos para un embarazo feliz de la bloguera y mamá Nicola, aquí haciendo mimos a su pequeña recién nacida.
Algunas personas querían escribir una fecha en su agenda así que me inventé una, ocho días después de la fecha estimada.
Foto: Nicola Friend

Los 6 consejos de Nicola para un embarazo feliz

  1. Prepárate pronto
  2. No compartas tu fecha de salida de cuentas
  3. Ordena el armario
  4. No elijas un nombre para el bebé
  5. Prepara a tu pareja
  6. No pongas los pies en alto

1. Prepárate pronto

Hay una definida sensación de calma una vez que todo tu kit está completo. No digo que compres la cuna junto con el test de embarazo, pero al llegar el tercer trimestre querrás sentirte lista. En la semana 38 del embarazo, nuestro asiento para el coche no había llegado. La parte racional de mi cerebro decía «oye, no te preocupes, pediremos una por Internet si nace pronto». La parte racional estaba en lo cierto.

El problema es que la parte irracional del cerebro se vuelve muy parlanchina en las últimas semanas del embarazo. Una vez que tuvimos instalado el asiento del coche me sentí tranquila, ¡aunque luego resultó que nadie se sentó en él durante otras seis semanas!

¡Léelo! Diez cosas que echo de menos de la barriga de embarazada

2. No compartas tu fecha de salida de cuentas

Tenía la curiosa sensación de que, siendo mi primer bebé, iba a aprovechar a quedarse a gusto en mi tripa algo más de tiempo; al fin y al cabo, la fecha de salida de cuentas es una estimación de los médicos. Sabiendo que tener a un ejército de gente bien intencionada preguntándome las novedades me iba a estresar, dejé que la fecha resultara ambigua. A algunas personas esto les pareció estupendo, mientras que otras querían escribir una fecha en su agenda (¿a santo de qué?) así que me inventé una, ocho días después de la fecha estimada.

Al final nació dieciséis días después de la predicción de los médicos, así que pude saborear la impaciencia de los bienintencionados. Para la próxima vez, les daré un mes de margen (¡y espero que ellos nunca lean esto!)

Veladas estresantes dedicadas a estar en desacuerdo sobre el nombre del bebé.

3. Ordena el armario

No hay mayor estrés al intentar salir de casa con una gran barriga que tenerte que probar casi cada prenda del armario antes de encontrar algo que se puede estirar lo suficiente. Coloqué cada prenda en el fondo del armario tan pronto como dejó de caberme, así que podía ver claramente qué ropa seguía sirviendo.

Mis opciones se fueron reduciendo a medida que crecía, pero ahora sé por qué hay tanta gente entusiasmada con tener un armario mínimo. Arreglarse es mucho más fácil cuando tienes poco para elegir.

Más acerca de la ropa de maternidad: Cómo vestirte con la barriga de embarazada

Revista BABYBJÖRN – La bloguera y mamá Nicola Friend, embarazada de su primer bebé.
No digo que compres la cuna junto con el test de embarazo, pero al llegar el tercer trimestre querrás sentirte lista.
Foto: Nicola Friend

4. No elijas un nombre para el bebé

O elige uno, como prefieras, pero no te sientas con la presión de ponerle el nombre mientras sigue en el útero. Empecé a debatir sobre nombres con mi marido antes de que siquiera hubiera sentido una de sus pataditas. Después de algunas veladas estresantes pasadas en desacuerdo sobre qué nombre elegir, decidimos dejar de pensar en ello. En serio, no lo hicimos. Y eso eliminó mucha presión.

¿Sabes que dispones de 8 días (o hasta 30 en algunos casos) para registrar al bebé? ¿Y sabes qué? A los bebés no les importa que se les llame muñequita, amorcito o cachorrito. ¡Esperamos hasta el último día para ponerle nombre y a nuestra pequeña no le importó en absoluto!

¡Aquí puedes leer todos los artículos de Nicola!

5. Prepara a tu pareja

El embarazo es algo tan increíble como hormonal, y el modo en que tu pareja maneje esos momentos de locura es algo crucial para la felicidad de la futura mamá.

Le compré a mi marido un libro de consejos de embarazo para parejas, él también me acompañó a una clase prenatal para que las lágrimas hormonales sobre leche derramada (literalmente) no le resultaran tan chocantes y que supiera que no iba a poder intentar hacerme entrar en razón. ¡Cuando se puso en marcha mi instinto de formar nido, diligentemente sacó su brocha de pintor, para hacerme compañía!

No te lo pierdas: 7 cosas que se dicen a las embarazadas

6. No pongas los pies en alto

Perdona, ¿te estabas empezando a poner cómoda? Saca mejor tu alfombrilla de yoga. Raramente asistí a alguna clase de yoga antes de estar en la dulce espera, pero empecé a ir a yoga para embarazadas a las 14 semanas y nunca me perdí una sesión. Es algo suave, me permitió controlar las molestias y los dolores, y los consejos de embarazo de otras participantes me ayudaron a olvidar las preocupaciones que tenía en la cabeza. Estoy segura de que también me ayudó a dormir.

Y dormir con un ser humano creciendo dentro de tu barriga es toda una proeza. Incluso me llevé la alfombrilla de yoga al hospital y escuché las pistas de los ejercicios durante el parto, porque lo relacionaba con sentirme tranquila y relajada.

Si todo lo demás falla, recuerda que estás dando vida a un ser humano, y eso es algo bastante increíble. Y pase lo que pase, no te martirices.

Revista BABYBJÖRN – Retrato de la directora artística, bloguera y mamá Nicola Friend.
 
Foto: Nicola Friend

Nicola Friend

Tengo 31 años y soy directora artística, escritora y fotógrafa. También soy mamá primeriza de una pequeña que nació en diciembre de 2016. Tengo diez años de experiencia en la industria de las revistas. Actualmente estoy de baja por maternidad de la revista Gurgle, donde era directora artística, diseñadora de impresión y web, y creadora de historias fotográficas.

Vivo a las afueras de Londres, en una vivienda que necesita muchos arreglos. ¡Tenemos la intención de terminar de reformarla antes de que nuestro bebé empiece a gatear!