¿Es fácil amamantar o no?

«Con mi hija estuve a punto de tirar la toalla muchas veces.» La experiencia de amamantar a los hijos es increíblemente individual. Florence, mamá de tres hijos, cuenta cómo fue esta experiencia para ella.

Revista BABYBJÖRN – Amamantar al bebé
"Más tarde me enteré de que la causa de ello era que la leche salía con mucha presión y hacía que les costase coger el pecho."
Foto: Johnér

Cada madre tiene sus propias experiencias y sensaciones al amamantar. Para algunas se trata de una experiencia dolorosa nada positiva. A otras les encanta y continúan dando de mamar a sus hijos durante mucho tiempo. Para muchas madres, la dificultad varía dependiendo del periodo, es decir, del desarrollo del bebé.

Hemos preguntado a esta madre de tres hijos y bloguera de Burdeos, Florence, sobre su experiencia al amamantar. Nos cuenta las diferencias con cada uno de sus hijos.

¿Amamantaste a tus hijos?

– Sí, a los tres.

¿Durante cuánto tiempo?

– Amamanté a nuestra hija hasta los 17 meses. Pero con los niños fue menos tiempo. Era más complicado, por lo que les amamanté durante dos meses en total. A partir de ahí, les amamanté y les di biberón hasta aproximadamente los seis meses de edad.

¿Tuviste problemas con la lactancia? ¿Ofrece ventajas el amamantar?

– ¡Claro que sí! Con mi hija estuve a punto de tirar la toalla muchas veces. Quería pecho todo el tiempo, pero chupaba un poquito, se dormía y lo dejaba. Me daba la sensación de hacer algo mal. Pero perseveré y cuando superé estos problemas, la lactancia se convirtió en algo sencillo y agradable.

Al principio se tiene la sensación de hacerlo mal y me culpaba por ello.

– Por otra parte, con mis hijos la lactancia no funcionó del todo. A pesar de que les daba pecho cuando querían, su peso no aumentaba, por lo que me vi obligada a completar la comida con biberones hasta aproximadamente los dos meses y medio. Al principio se tiene la sensación de hacerlo mal y me culpaba por ello. Pero cuando veía que se tranquilizaban y se sentían mejor, sentía que eso era lo principal. Más tarde me enteré de que la causa de ello era que la leche salía con mucha presión y hacía que les costase coger el pecho.

– Lo mejor de la lactancia es, sin duda, que la leche materna ayudar a reforzar el sistema inmunológico del niño y que la cantidad se adapta a su edad y necesidades. El que la leche siempre tenga la misma temperatura y que se dé con rapidez, también representa grandes ventajas. No hay que lavar biberones, medir la cantidad de polvo ni tener que cargar con agua. Además, no cuesta nada. Y poder ver cómo nuestra pequeña duerme junto a nosotros, tan tranquila, después de comer… ¡es algo mágico!

¿Qué posición de lactancia le funcionó mejor?

– Normalmente daba de amamantar en la posición clásica con el bebé en brazos pegado al estómago. Durante la noche, a veces lo hacía tumbada.

¿Cuál es tu opinión sobre amamantar en lugares públicos?

– No me preocupa en absoluto que la gente amamante en público. Lo considero como algo totalmente natural y no veo ningún problema en ello, a pesar de que yo misma siempre intentaba hacerlo del modo más discreto posible. Nunca lo he percibido como un problema para otras personas o quizás no me di cuenta porque estaba más centrada en las necesidades y bienestar de mi hijo.

Más información sobre los primeros meses con el recién nacido

breast-feeding-florence-cerise-sur-le-berceau-e1465895481154

Florence

A qué se dedica: Se encuentra de baja por maternidad y escribe el blog «Cerise sur le Berceau»
www.cerisesurleberceau.over-blog.com
Vive en: Burdeos, Francia
Familia: Mi marido James, nuestros tres hijos (una niña de 7 años, un niño de 5 y un bebé de un año y medio), un perro y un gato.