Una decisión segura

LLEVAR AL BEBÉ EN UNA MOCHILA ES UNA DECISIÓN EXCELENTE

Los niños son el tesoro más preciado. Por eso es tan importante para nosotros que te sientas segura/o al llevar a tu pequeño en una mochila porta bebé de BABYBJÖRN.

La necesidad de contacto físico de un niño pequeño —para su comodidad, desarrollo y vínculo afectivo— es el fundamento de todo lo que hacemos. Diseñando mochilas cómodas, seguras y sencillas queremos facilitar a los padres la misión de llevar a sus hijos cerca y con la mayor frecuencia posible.

Nuestras mochilas se han desarrollado en estrecha colaboración con especialistas médicos. Todas las mochilas de BABYBJÖRN permiten que el bebé mueva libremente las piernas y los brazos, proporcionándole un buen apoyo para el cuello y la cabeza. Además, todos los materiales que entran en contacto con la piel del bebé son aptos para niños y seguros al contacto con la boca. Si deseas obtener más información sobre nuestros tejidos, haz clic aquí.

También colaboramos estrechamente con los padres para mantenernos informados sobre las necesidades que van surgiendo. Una gran parte de nuestro trabajo en torno a la seguridad consiste también en predecir de qué manera el producto podría utilizarse incorrectamente y minimizar los riesgos. Antes de que una mochila sea apta para que la utilices tú y tu bebé, es necesario que complete con éxito amplias pruebas de seguridad y cumpla las normas aplicables a este tipo de productos.

ERGONOMÍA: LLEVAR AL BEBÉ DE MANERA SEGURA Y CÓMODA

La ergonomía es importante para poder llevar al bebé en una mochila sin sentir molestias ni dolor de espalda, incluso en periodos largos.  Un diseño ergonómico también es esencial para asegurar que tu bebé tenga el soporte adecuado y sea capaz de ir sentado en una posición natural.

ERGONOMÍA PARA EL BEBÉ:

Las caderas, las piernas y la columna vertebral de tu bebé deben mantenerse en la misma posición en una mochila porta bebé que cuando lo llevas en brazos. Lo más importante a tener en cuenta es que tu bebé esté sentado en una posición erguida y que tenga un buen apoyo para el cuello.

Nuestras mochilas están diseñadas para proporcionar un buen apoyo a la curva natural de la espalda del bebé. Puedes ajustar la posición del bebé levantando suavemente la parte posterior de sus rodillas para que quede sentado en una posición más cómoda y baja. Todas las mochilas de BABYBJÖRN ofrecen además un apoyo adecuado a las caderas del bebé.

 ERGONOMÍA PARA LOS PADRES:

Incluso los bebés pequeños pueden resultar pesados al cabo de un rato. Por eso, es importante que tu mochila ofrezca un buen alivio de la presión y no suponga demasiado esfuerzo para ninguna parte de tu cuerpo. Varias de nuestras mochilas tienen tirantes anchos acolchados, un cinturón abdominal y apoyo para la espalda: todo ello dirigido a aliviar la presión y distribuir el peso uniformemente.

Cuanto más cerca de tu cuerpo llevas al bebé, más cercano está su centro de gravedad y mayor será tu comodidad. Llevar al bebé mirando hacia fuera ejerce más presión en tus hombros, dado que llevas el peso del bebé más lejos de tu cuerpo. Para aliviar la presión en tus hombros y espalda, puedes alternar entre llevar al bebé mirando hacia fuera y hacia dentro. Ten en cuenta que si el bebé no es capaz de mantener la cabeza erguida por sí solo, debes llevarlo siempre en la posición dirigida hacia dentro.

Todas nuestras mochilas se regulan fácilmente, así que si tú y tu pareja sois de complexión diferente, podéis usar la misma mochila. Si deseas obtener más información sobre cómo puedes adaptar la mochila de la mejor manera, puedes ver nuestros videotutoriales.

 ASPECTOS IMPORTANTES A TENER EN CUENTA CUANDO LLEVAS AL BEBÉ EN UNA MOCHILA:

  • Asegúrate de vigilar debidamente al bebé en la mochila.
  • No cubras nunca la cabeza del bebé con tela o ropa.
  • Recuerda mantener al bebé cerca de tu cuerpo, con la cabeza cerca de tu mejilla. Debes ser siempre capaz de besar la parte superior de la cabeza del bebé.
  • Asegúrate de que las vías respiratorias del bebé estén siempre despejadas.
  • No abrigues demasiado a tu bebé en la mochila. Piensa que también recibe el calor de tu cuerpo.
  • Asegúrate de que todos los cierres están correctamente abrochados o cerrados al usar la mochila porta bebé.
  • No te tumbes con el bebé en la mochila. No practiques deportes cuando lleves al bebé en la mochila.
  • Si necesitas agacharte, flexiona las rodillas en lugar de la cintura, para mantener a tu bebé en posición erguida.