Dormir al bebé – factores y buenos consejos

Aunque los recién nacidos duermen casi todo el día, su sueño puede convertirse en un calvario para padres primerizos durante las primeras semanas. Hemos pedido a una matrona, Maria Sahlin, que nos dé sus mejores consejos para dormir al bebé.

Revista BABYBJÖRN – Dormir al bebé: un padre y su bebé recién nacido duermen en el sofá.
Aunque los recién nacidos suelen dormir mucho las primeras semanas de sus vidas, el sueño puede ser corto e irregular.
Foto: Johnér

Ya estás en casa después de pasar por maternidad con tu pequeño, el nuevo miembro de la familia y la alegría de tenerlo junto a ti se alterna con el caos absoluto. Todas las rutinas han desparecido y ahora comes, duermes y estás despierta a cualquier hora, ¡las 24 horas del día! ¿Existe algún manual sobre cómo dormir al bebé?

Maria Sahlin lleva ya muchos años trabajando como matrona y comienza ofreciéndonos algunos consejos tranquilizadores.

– No te preocupes, todo mejorará, con el tiempo. Es totalmente natural que te sientas desbordada y que al principio sea todo un lío. Así que, en estos primeros días, intenta seguir el ritmo del bebé. Así que sumérgete en su burbuja, vive al día y déjate llevar.

¿Cuánto duerme un recién nacido?

Durante las primeras semanas, los recién nacidos están más tiempo dormidos que despiertos. La necesidad de sueño de un bebé es de unas 16 a 22 horas de media al día. Aunque esto varía mucho dependiendo del bebé e incluso del día.

Sumérgete en la burbuja de tu bebé, vive al día y déjate llevar.

– Eres primeriza y al principio es posible que creas que has encontrado una rutina. No obstante, es muy normal que cambie con frecuencia. La duración de los periodos de sueño de tu bebé también puede cambiar. Algunos días el tiempo que pasa despierto y dormido es más prolongado mientras que otros es posible que duerma más pero durante periodos de tiempo más cortos, explica Maria.

Los periodos de sueño del recién nacido son cortos

Los recién nacidos suelen dormir normalmente unas 18-20 horas diarias. Es posible que los nuevos padres piensen que esto es bastante cómodo, ¿verdad? Pero entonces, ¿por qué tantos padres caracterizan los primeros momentos por la falta de sueño?

– Probablemente tenga que ver con la duración de los periodos de sueño. Los recién nacidos duermen un rato, se despiertan otro y vuelven a dormir. Y esto puede ser así las 24 horas del día durante las primeras semanas. Al final, el bebé se adaptará a vuestro ritmo circadiano, permaneciendo despiertos durante periodos más prolongados durante el día y durmiendo varias horas por la noche, explica Maria

Al principio, sigue el ritmo de tu bebé.

Al igual que nos ocurre a los adultos, el sueño del bebé se compone de distintos ciclos de sueño profundo y ligero.

– Los recién nacidos no duermen profundamente todo el tiempo, sino que alternan el sueño profundo, con la somnolencia y el sueño ligero. Entre medias, el bebé está despierto y animado, alerta e irritable o gritando y llorando.

La sensación de hambre y saciedad determina el sueño del recién nacido

Durante las primera semanas, la comida y el sueño dominan el mundo del recién nacido. Comer consume mucha energía, por lo que tu bebé se cansa y se duerme. Y cuando vuelve a despertarse, la causa suele ser el hambre.

Lea también: ¿Es fácil amamantar o no?

Los recién nacidos duermen según su propio reloj interno y duermen cuando lo necesitan. En torno a las 4-7 semanas se produce un cambio y el bebé comienza a sentir curiosidad sobre su entorno y, a veces, hay que calmarlo para que duerma.

Los recién nacidos siguen el patrón de sueño que tenían en el vientre de la madre

Así que mucho de lo que sucede cuando nace un bebé está diseñado inteligentemente por la naturaleza. Sin embargo, el hecho de que los recién nacidos tengan un ritmo circadiano distinto al de sus padres es menos ingenioso. Nadie sabe realmente los motivos de esto.

– Los recién nacidos tienden a seguir el mismo patrón de sueño que tenían en el vientre materno, a veces hasta una semana tras el parto y otras, durante varios meses. Casi todos los bebés están más despiertos y activos en el vientre de la madre a última hora de la tarde y por la noche, y duermen profundamente durante las primeras horas del día y la mañana, afirma Maria.

Esto, sin duda, representa un reto para muchas personas.

Los recién nacidos tienen un ritmo circadiano distinto, algo menos ingenioso.

– No cabe duda de que puede resultar frustrante que tu hijo esté despierto cuando tú quieres dormir. Así que sé paciente en lo que se refiere al sueño ya que tu bebé comenzará gradualmente a dormir más horas por la noche. Los bebés de 1 año ya no tienen los ciclos de sueño de los recién nacidos.

No existe ningún manual en cuanto a los bebés y el sueño, concluye Maria. Pero desea compartir algunos consejos para los padres primerizos.

Revista BABYBJÖRN – Dormir al bebé: una padre besa a su bebé en la cabeza.
Mima a tu bebé manteniéndolo cerca de ti. Lograrás que se sienta tranquilo y seguro, y fomenta el establecimiento de vínculos afectivos.

9 consejos para dormir al bebé

  1. Comprende la transición que ha experimentado tu recién nacido. Nacer es, quizás, la experiencia más traumática de nuestras vidas. El bebé pasa de estar seguro, cómodo y bien alimentado en el útero a tener que verse obligado a respirar por sí mismo, a gritar y a hacer señales cuando tiene hambre. Esta adaptación requiere su tiempo. Esta adaptación requiere su tiempo.
  2. Prepárate y piensa en positivo. Intenta prepararte mentalmente a que los primeros días serán duros en lo que respecta al sueño. También lo es para la mayoría de los recién nacidos. Por ello, intenta pensar positivamente y agradece las horas en las que puedes dormir. Como padres primerizos, el nivel de algunas hormonas sube y esto nos permite superar, mejor de lo que pensamos, esa falta de sueño durante los primeros días.
  3. Deja que el recién nacido marque el ritmo. No esperes que tu bebé se adapte inmediatamente a tu propio ritmo circadiano. Así que sigue su ritmo. Normalmente todos los días son distintos. Tras una noche difícil, la noche siguiente será probablemente un poco más fácil.
  4. Intenta dormir cuando lo haga tu bebé. La mayoría de los recién nacidos duermen profundamente de madrugada y las primeras horas de la mañana. Intenta descansar cuando lo haga él. Apaga tu teléfono móvil y el despertador.
  5. Respeta y acepta los cambios. Durante el primer año de desarrollo del bebé se producen muchas variaciones, así que es bastante natural que el patrón de sueño del bebé cambie. Es posible que una semana tu bebé duerma bien y la siguiente algo peor. Esto es normal.
  6. Marca con claridad la diferencia entre el día y la noche. Comprométete a seguir una rutina juntos por la noche que podáis hacer todos los días. Quizás un baño y masaje, dejar una luz tenue y reproducir algo de música relajante. Por la noche, mantén la oscuridad y el silencio, no enciendas luces si no es necesario y no pongas la televisión ni música a gran volumen. No le cambies los pañales si no es necesario. Por la noche intenta cambiar los pañales al bebé solo si defeca y evita dar la luz o hablar alto cuando estés acunándolo o alimentándolo.
  7. Turnaos para dormir. Si tienes pareja, compartid la carga y definid un calendario para dormir. Si tienes más hijos, ayudaos y haced turnos para estar despiertos con los niños mayores y durmiendo con el bebé.
  8. Lleva a tu bebé cerca de ti. Tu bebé necesita mucho contacto físico durante las primeras semanas. Malcriar a tu bebé manteniendo esta cercanía es imposible. Al contrario, hace que tu bebé se sienta tranquilo y seguro, y fomenta el establecimiento de vínculos afectivos.
  9. Mantened la calma y sed pacientes. El ritmo circadiano de tu bebé cambiará. Los bebés de 1 año ya no tienen los ciclos de sueño de los recién nacidos. Recuerda que todos son distintos y se desarrollan a ritmos diferentes, incluso los recién nacidos. La infancia es un periodo breve de la vida, así que intenta no perder la perspectiva.

Lea también: Mi bebé no duerme: dormir está sobrevalorado…

maria-sahlin-2

Maria Sahlin

Trabajo: matrona. «¡Me encanta mi trabajo! Tengo que estar ahí y comparto el evento más importante de la vida, el nacimiento de un bebé. Me siento realmente privilegiada y orgullosa.»
Familia: mi marido Frederik y nuestras tres hijas: Olivia, Molly y Elvira
Intereses: mi familia, viajar, esquiar y disfrutar del aire libre en el lago.