Una forma más agradable de trabajar

Lisen Elmberg es diseñadora textil y ha trabajado 19 años en BabyBjörn. Es un motor importantísimo en el desarrollo de nuestra producción y se implica en todos los aspectos del proceso, desde el bosquejo de una idea hasta el producto final. A continuación, nos habla de la importancia de conocer a los operarios que trabajan en nuestras fábricas y la razón por la cual ofrecemos un número limitado de productos.

Lisen Elmberg, nuestra diseñadora textil, con una cinta métrica alrededor del cuello. | BABYBJÖRN
Lisen, nuestra diseñadora textil, conoce a nuestras costureras en todo el mundo.


El problema es el exceso de producción

– La producción en exceso de artículos innecesarios es uno de los mayores desafíos del consumo actual. Quiero que como sociedad hablemos más de lo que producimos y por qué. En BabyBjörn consideramos esencial no “crear necesidades” inexistentes para impulsar el consumo.

El producto tiene que tener un objetivo claro, ser funcional y duradero.

Creamos productos que siempre tienen un objetivo claro, son funcionales y duraderos. En la práctica, eso significa que vendemos solamente alrededor de 20 o 25 productos, de los cuales algunos son versiones actualizadas de productos que venimos ofreciendo desde 1961. Personalmente, considero que la posición firme de BabyBjörn en este sentido es nuestra contribución más importante para la sostenibilidad y una de las razones por las cuales trabajo aquí desde hace tanto tiempo.

Relaciones estrechas = mejor calidad

Una de las razones por las cuales los productos BabyBjörn mantienen un estándar de calidad tan alto es su relación cercana y duradera con las fábricas donde se confeccionan nuestros productos. En la actualidad contamos con cuatro fábricas ubicadas en China, Vietnam, Turquía y Ucrania. Con una de ellas llevamos trabajando desde 2001. Lisen visita a menudo nuestra fábrica de Turquía porque allí se cosen la mayoría de los prototipos.

Hemos trabajado juntos 18 años.

 – Es muy importante para mi tener una relación cercana con los encargados de fabricar nuestros productos. Es una ventaja desde varios puntos de vista. Por una parte las costureras comprenden mejor lo que hacemos y por otra el resultado final es mejor, pero se trata en esencia de trabajar de una manera más humana. Hemos colaborado ya durante 18 años y muchas de las costureras siguen siendo las mismas que cosieron nuestros primeros productos. Nos conocemos bien y el reencuentro es muy agradable las semanas que nos vemos. A mi particularmente me resulta una forma de trabajar muy estimulante.

Imagen de nuestra diseñadora textil, Lisen, y nuestro CEO en Japón, Makoto | BABYBJÖRN
Lisen, al igual que otros miembros de nuestro equipo, visitan nuestras fábricas varias veces por año.


Un contacto directo con las costureras es imprescindible

No fue fácil encontrar la fábrica adecuada con la cual colaborar y tuvimos que ir de visita repetidas veces antes de encontrar la correcta. Para nosotros era imprescindible tener un contacto directo con las costureras y fue un factor determinante en el momento de elegir las fábricas con las que trabajar. Ahora las visitamos varias veces al año.

Tuvimos que ir de visita repetidas veces antes de encontrar la fábrica adecuada.

– No podríamos mantener la calidad que ofrecemos en la actualidad si no contáramos con una colaboración estrecha con nuestras fábricas. Gracias a esto, tenemos la posibilidad de comprometer al personal y dialogar con nuestros empleados de una manera totalmente única, que no habría sido posible sin una relación cercana. Cuando tienen que probar una mochila porta bebé comprenden perfectamente la razón por la cual los detalles y la seguridad son tan importantes. De esta forma,  creamos juntos productos de los que todos los involucrados podemos estar orgullosos.