Mochilas porta bebé ergonómicas

Una mochila porta bebé ergonómica debe descargar el peso y resultar cómoda para quien la lleva, al mismo tiempo que ofrece un buen apoyo para el bebé. Las mochilas porta bebé ergonómicas son más avanzadas y tienen más funciones y posibilidades de ajuste, y por lo tanto suelen tener un precio superior al de los modelos más sencillos. Por otra parte, con una mochila porta bebé ergonómica puedes llevar el niño durante períodos más largos y hasta una edad superior.

Ergonomía para quien la lleva

Para que una mochila porta bebé sea ergonómica para ti que la llevas, debe repartir el peso del bebé de manera uniforme entre los hombros, la espalda y las caderas. La mochila debe tener tirantes acolchados de un ancho adecuado y un cinturón abdominal acolchado y ancho para repartir el peso del bebé sobre una superficie mayor. Para que tu mochila porta bebé sea lo más cómoda posible, es importante que la lleves ajustada correctamente a tu cuerpo. Dedica un poco de tiempo a consultar el manual para aprender cómo ajustar tu mochila. ¡Puede suponer una gran diferencia!

Los tirantes acolchados y el cinturón abdominal son indispensables para poder llevar a un niño más grande en la mochila durante un período más prolongado.

7 consejos para llevar de manera más cómoda

  1. Tirantes y cinturón abdominal
    Los tirantes acolchados y el cinturón abdominal son indispensables para poder llevar a un niño más grande en la mochila durante un período más prolongado.
  2. Piernas separadas
    Al tener el bebé las piernas separadas, su peso se reparte por una superficie más grande del cinturón.
  3. Ajuste correcto
    Asegúrate de que la mochila porta bebé está ajustada correctamente a tu cuerpo. En el manual encontrarás información de cómo hacerlo para tu modelo de mochila porta bebé.
  4. Variar la carga
    ¿Notas los hombros cansados? Afloja los tirantes un poco y derivarás más peso hacia las caderas.
  5. Variar la forma de llevar
    Alterna entre llevar al niño contra el pecho y llevarlo a la espalda.
  6. La posición del niño
    Asegúrate de que el pequeño va sentado derecho en la mochila porta bebé, no inclinado hacia un costado. ¡Mírate en el espejo!
  7. Llévalo cerca
    Cuanto más cerca de tu cuerpo esté el bebé, tanto más cerca queda el centro de gravedad del niño del tuyo propio, y te resultará más cómodo llevarlo.

Ergonomía para tu bebé

Al llevar al niño en una mochila porta bebé, sus caderas, piernas y columna vertebral deben quedar en la misma posición que cuando lo llevas en brazos. Lo más importante que tienes que fijarte en cuanto a la posición del pequeño en la mochila porta bebé es que esté sentado erguido, para tener las vías respiratorias despejadas y un buen apoyo para el cuello. El recién nacido está sentado en lo que se conoce como posición fetal, con la espalda redondeada y las rodillas a la misma altura que el culete o más arriba. Esta posición fetal se logra con todas las mochilas porta bebé de BABYBJÖRN, pero nuestras mochilas ergonómicas mantienen esta agradable posición también cuando el bebé es más mayor.

El desarrollo de la espalda

La espalda de un niño recién nacido tiene forma de C al principio, y con el tiempo adquiere forma de S cuando el niño crece. La mochila porta bebé debe ofrecer un buen apoyo para la espalda durante todo este desarrollo. No necesitas preocuparte de que su espalda quede demasiado recta en la mochila porta bebé. Las mochilas porta bebé de BABYBJÖRN están diseñadas para que la espalda del recién nacido quede con un suave redondeo (“curva en C”). Para lograr una buena posición en la mochila porta bebé, puedes meter las manos bajo las rodillas del bebé y tirar suavemente para subir sus caderas y que el culete del niño quede más abajo. Nuestras mochilas porta bebé también le dan la posibilidad de irse sentando más erguido a medida que su espalda va tomando forma de S.

No necesitas preocuparte de que su espalda quede demasiado recta en la mochila porta bebé.

El desarrollo de las caderas

Una mochila porta bebé ergonómica ofrece una posición de piernas más separadas y da soporte a las piernas del bebé, para que sus rodillas queden a la misma altura que el culete. La mochila porta bebé no debe dar apoyo más allá de la flexión de la rodilla del niño, para que pueda mover las piernas libremente. Cuando el niño crezca, el apoyo no llegará hasta las rodillas, pero esto no es algo de lo que te tengas que preocupar. Tendrá el apoyo adecuado para las caderas de todas formas.

En los recién nacidos, la masa ósea de las caderas todavía es blanda. Por eso, durante los primeros meses es importante que el bebé quede sentado con las piernas bien separadas en una postura natural. Todas las mochilas porta bebé de BABYBJÖRN ofrecen un buen apoyo para las caderas del pequeño desde recién nacido. Nuestras mochilas porta bebé ergonómicas (las Mochilas Porta Bebé One y We) tienen una superficie ancha para sentarse, incluso para los niños un poco más grandes. ¡Son cómodas tanto para ti como para tu hijo/a!

Mochilas adecuadas para la cadera

A veces nos llegan preguntas de si las caderas del niño se pueden dañar por llevarlo en una mochila porta bebé. No necesitas preocuparte por esto si utilizas una mochila porta bebé de BABYBJÖRN. Los problemas de cadera, como la displasia, no aparecen con el uso de una mochila porta bebé. Nuestras mochilas porta bebé ergonómicas, modelos One y We, también han sido testadas y aprobadas por el Instituto Internacional de Displasia de Cadera, que las ha designado como “adecuadas para la cadera”.