Vas a ser papá!

El test de embarazo dio positivo: vas a ser papá. ¿Se puede uno preparar de alguna forma? Aquí vienen consejos de cómo puedes ayudar a tu pareja durante el parto y la lactancia.

BABYBJÖRN Revista – Vas a ser padre y podrás asistir al nacimiento de tu hijo: así te puedes preparar para el parto.
Cuanto más tiempo pases con tu hijo, más seguro te sentirás como padre.
Foto: Johnér

El parto

Participar en el nacimiento de tu propio hijo es un momento grande –enorme– en la vida. Así puedes apoyar a tu pareja como papá, o, en cualquier caso, no siendo quien va a dar a luz.

  1. Estudiar.Asiste a un cursillo de preparación para el parto o pregunta a personas que hayan participado. Y averigua qué espera tu pareja de ti durante la fase de contracciones. Quien tiene conocimientos puede involucrarse más fácilmente.
    ¡Lee esta interesante historia de parto!
  2. Hay quien contrata a una doula que te ayuda también a ti que no estás dando a luz, para que puedas participar en el nacimiento.
  3. ¡Haz un ensayo general!Asegúrate de conocer el camino al hospital (y no solo a la entrada principal – también a la sección de maternidad). Pregunta en el hospital cuál es tu participación y presencia en caso de cesárea.

¡No te lo pierdas! El experto da los 5 consejos más importantes para todos los papás

Tú no puedes dar el pecho. Haz en cambio lo que sí puedes hacer.

La lactancia

Ambos podéis formar parte de la lactancia. Es un gesto bonito de que apostáis por la relación entre vosotros y con vuestro hijo – ¡y esto aumenta las probabilidades de que la lactancia vaya bien! Aquí vienen 3 valiosos consejos para la parte, en este caso el padre, que no está dando el pecho.

  1. Sé un apoyo. Dar el pecho puede ser agotador. ¿Por qué no ir a buscarle un vaso de agua a tu pareja que está dando el pecho y cargar con más responsabilidades en casa de las que sueles tener? Esto beneficia tanto a la lactancia como a vuestra relación.
  2. Aprovecha todas las oportunidades de estar en contacto directo con tu hijo. Abrazaros piel con piel, bañaros, canta y deja que tu bebé se duerma sobre tu pecho: esto fortalece el vínculo entre vosotros de una forma similar a la lactancia. Además, aprendes a interpretar el comportamiento y llanto de tu bebé.
  3. Tú no puedes dar el pecho. Haz en cambio lo que sí puedes hacer. Deja que tu tarea sea ayudar a que el bebé expulse el aire. Una buena idea es tener al bebé en tu regazo el mismo tiempo que pasó mamando.

Es incorrecto creer que quien da el pecho automáticamente tiene conocimientos que le hacen mejor madre.

Cuatro sentimientos habituales

No es cuestión de ser ya experto en todo. Cuando te sientas inseguro, ¿cómo se cambia un pañal? simplemente, vete probando. ¿Cómo consuelo a un niño que llora? ¡Sigue probando!

Cuanto más tiempo pases con tu hijo, más seguro te sentirás como padre. Y entonces es más fácil lidiar con estos sentimientos, que son comunes pero molestos:

  • Preocupación por no lograr crear una relación tan estrecha con el niño como la de quien le da de mamar.
  • Sentirse superfluo y menos importante como padre.
  • Amargura porque el niño se haya “interpuesto” entre vosotros.
  • Creencia incorrecta de que quien da el pecho automáticamente tiene conocimientos o capacidades que le hacen mejor madre.

Fuentes: El monitor de grupos de padres Mats Berggren y BabyCenter


Puedes ponerte en contacto con nosotros si tienes más consejos para futuros padres que quieran ser partícipes desde el principio. Escríbenos a magazine@babybjorn.com