Trucos de ropa premamá (para vestir tu panza)

¿Tienes dificultades para encontrar prendas cómodas, baratas, casual y con estilo? Ya puedes dejar de buscar: Victoria te presenta 8 trucos de ropa premamá para vestirte a medida que te crece la panza.

Revista BABYBJÖRN – Victoria comparte trucos de ropa premamá para vestir una creciente.
Querrás tener ropa que eches de menos cuando la metas en cajas después, no ropa con la que te has sentido incómoda durante casi un año.
Foto: Johnér

Al preparar este artículo, le pregunté a mi madre y hermana qué opinaban. Mi madre ha tenido cinco embarazos, de los cuales mi hermana fue la primera y yo, una década más tarde, la última; es asombroso lo mucho que ha cambiado la ropa de maternidad en los últimos 40 años y pico.

¿Qué llevar en la maleta para el hospital? Lista de comprobación y consejos

Mi madre se hizo mucha de su propia ropa premamá, llevó chándal en los 60 cuando estaba embarazada con mi hermana y compartió ropa con sus amigas mientras estuvo embarazada de mí. Las tres pudimos fácilmente elegir lo que nos gustaba; lo mismo sucede con mis amigas.

Americanas abiertas para el trabajo, vestidos holgados y cualquier cosa que lleve un poco de licra.

Lo curioso es que no siempre elegíamos prendas que fueran genuinamente de maternidad. Lo que todas teníamos en común es que habíamos ido buscando trucos aparte de prendas que fueran cómodas, baratas, casual y con estilo.

Así que, si estás buscando consejos, aquí tienes el resumen que he confeccionado.

¿Madre primeriza? Desearía que alguien me hubiera dicho esto

Los ocho principales

1. Espera a ver cómo cambia la forma de tu cuerpo antes de irte a comprar ropa premamá. Mientras tanto…

2. Revisa tu armario y elige las prendas que te puedan servir en estos meses. Te sorprenderá todas las prendas aptas para el embarazo que ya tienes: americanas abiertas para el trabajo, vestidos holgados, jerséis y blusas (son geniales si te crece la panza antes de que te sientas preparada para empezar a compartir las emocionantes noticias), tops más largos y faldas que te ayuden con la elevación del dobladillo que creará tu panza creciente, y cualquier cosa que lleve un poco de licra.

Las blusas son geniales si te crece la panza antes de que te sientas preparada para empezar a compartir las emocionantes noticias.

3. Haz trampas. No conozco a nadie que no se haya sentido frustrada en esa etapa intermedia en la que no te cabe un montón de tu ropa, pero no estás lista para usar ropa premamá. Podrás salir del aprieto llevando un chaleco o un sujetador deportivo debajo de una blusa y abotonarla hasta donde puedas, usar una goma de pelo para sujetar el botón de la cintura de los pantalones y faldas, o comprar un extensor de pantalones.

Qué comer durante el embarazo, según la nutricionista

4. Conoce tu estilo. No cambia solo porque estés embarazada, así que ve mirando en las tiendas hasta que encuentres lo que estás buscando. La idea de dar largas caminatas de tienda en tienda probablemente no te apetezca, así que busca en Internet empresas que ofrezcan devolución gratuita y fácil, luego pide varias tallas y pruébatelas cómodamente en casa. Querrás una selección de ropa que eches de menos cuando la metas en cajas después, no ropa con la que te has sentido incómoda durante casi un año.

Gastar dinero en ropa que solamente te pondrás durante poco tiempo resulta difícil de aceptar.

5. ¿Elegante o casual? La primera vez, me centré en tener un aspecto elegante para el trabajo, así que establecí un fondo de armario en base a eso e incluí algunas prendas que irían bien para las veladas y fines de semana (incluyendo ropa cómoda para estar tirada en el sillón en casa). Todavía estaba de baja por maternidad cuando me quedé embarazada por segunda vez (ya lo sé…), así que solo quería vaqueros ceñidos con cintura flexible.

6. Haz intercambio. Muchas de nosotras nos sentimos reacias a comprar ropa premamá porque nos parece extravagante: nuestra cuenta bancaria está sufriendo al prepararse para la llegada de un recién nacido, así que gastarnos dinero en ropa que solo llevaremos durante poco tiempo resulta difícil de aceptar. Mi caja de ropa de maternidad ha ido de mano en mano, y seguro que tú también tienes amigas y familiares que te puedan prestar algo de su ropa.

Mis vaqueros de maternidad estaban descartados porque me rozaban la cicatriz.

7. Piensa en lo que te pondrás después de dar a luz. Nuestro segundo bebé vino de nalgas, así que me tuvieron que hacer una cesárea. Lo supe la semana antes así que tuve tiempo para decidir qué ropa me resultaría más cómoda. Me alegré de tener leggings de maternidad, pero pronto me di cuenta de que mis vaqueros de maternidad estaban descartados porque me rozaban la cicatriz.

8. Haz limpieza de armario. Vacié mi armario de todo lo que no fuera apto para maternidad y eso hizo que prepararme resultara mucho más fácil.

Lee todos los artículos de Victoria

Revista BABYBJÖRN – Victoria de That’s my baby blog con sus dos hijos.
 
Foto: That's my baby blog

Victoria

Soy profesora de inglés y siempre me ha gustado escribir. Puse en marcha mi blog cuando estaba en el séptimo mes de embarazo de nuestro primer hijo, que llegó inesperadamente un mes antes de lo previsto coincidiendo con Navidad. Nuestra hija llegó 15 meses después, así que ahora somos miembros orgullosos del club «dos menores de dos años». Si a esto le añadimos un cachorro juguetón, nuestra vida es un no parar. Pero imagino que así es como nos gusta que sea.

thatsmybabyblog.co.uk