Segundo embarazo – el club de dos menores de dos años

¿El segundo bebé está en camino? Inspírate con Victoria. "Como miembros de pleno derecho del club de dos menores de dos años, a menudo los amigos que están planteándose tener un segundo bebé, nos hacen preguntas; quieren saber qué se siente y cómo nos las apañamos. Nuestra respuesta es siempre la misma: nos encanta, pero requiere una mayor organización que con uno solo".

Revista BABYBJÖRN – Un segundo embarazo cuando tu primer hijo todavía es pequeño.
Hay momentos en que ambos niños quieren algo de ti y tienes que determinar a quién atiendes primero. Eso no te convierte en un mal padre.
Foto: Johnér

Tuvimos a nuestra hija cuando nuestro hijo tenía solamente 15 meses, así que tuvimos que desarrollar estrategias para que el segundo embarazo y los primeros meses fueran más fáciles. Muchos de ellos son simples, pero por otro lado resultan muy valiosos.

Sé que nuestros consejos se basan en el sentido común, pero normalmente es lo que mejor funciona. Esto implica que “apañarse” y “son traviesos” por lo general no se aplica.

Consejos de supervivencia para padres de niños pequeños

No me malinterpretes, hay días en que resulta duro, pero también pasas por momentos difíciles con un solo hijo, y todo se compensa cuando ves el vínculo tan valioso que va creciendo entre tus dos hijos.

Nuestros siete magníficos

1. Establece una zona de juegos. Pasar tiempo mimando y abrazando a tu bebé recién nacido es algo increíblemente especial, y no hay motivo para que te lo pierdas con el segundo hijo. Establece una zona de juegos para tu hijo mayor con una silla cómoda y las cosas básicas que necesites, para que puedas pasar tiempo con los dos.

Deja que tu niño pequeño participe en los cambios de pañal como “ayudante de toallitas”.

Hazlo mientras todavía estás embarazada para que el cambio sea mínimo cuando nazca tu segundo hijo. Con los dos niños en casa, me he pasado incontables horas sintiéndome agradecida de haber hecho planes por adelantado.

2. Un entorno cómodo para una embarazada. Si tu hijo mayor todavía gatea durante tu segundo embarazo, como fue nuestro caso, cogerlo o llevarlo en brazos puede ser agotador, pero es difícil de evitar.

Compra online, organiza encuentros de juegos en casa, asiste a grupos de juego con amigos y pide a tu pareja que guarde el cochecito en el coche la noche antes de la salida. Si estás organizando la zona de juegos antes del nacimiento del bebé, elige un lugar que también sirva mientras estás embarazada.

Revista BABYBJÖRN – El maravilloso vínculo entre tu recién nacido y tu primer hijo.
Le dimos a nuestro hijo mayor tiempo para explorar a la recién llegada, mostrándole cómo hacerlo de forma segura, explica Victoria.
Foto: Johnér

3. Haz que tu hijo participe. Reafirma la relación entre el nuevo bebé y tu hijo mayor desde el primer día. Leí mucho sobre esto, y aunque nuestro hijo era demasiado pequeño para comprender muchos de los consejos, una de las mejores cosas que hicimos fue hacerle partícipe desde el principio.

Le dimos tiempo para explorar la llegada de su hermanita, mostrándole cómo comportarse de forma segura; le dejamos participar en los cambios de pañal asignándole la función de “ayudante de toallitas”; les dimos la cena al mismo tiempo, asegurándonos de que fuera un rato familiar especial, y le sacamos el máximo partido a nuestra zona de juegos para que se acostumbrara a que su hermanita estuviera presente.

Soy la más joven de 5 hermanos y mi madre se aseguró de acostumbrarnos al ruido del aspirador.

4. Siesta con ruido. Familiariza a tu recién nacido con los ruidos cotidianos del hogar. Soy la más joven de 5 hermanos y mi madre se aseguró de acostumbrarnos al ruido del aspirador y la lavadora, así que aplicamos esta misma filosofía con nuestro ruidoso niño pequeño. Nuestro bebé ha dormido la siesta en la sala de juegos, en la cocina, en cualquier parte que estuviéramos, desde que nació – y está contenta durmiendo en cualquier parte. Sé que llegará el momento en que esto cambie, pero nos ayudó muchísimo en los primeros 6 meses.

5. Artículos de bebé imprescindibles. Las tareas cotidianas del hogar o simplemente lavarte los dientes puede ser un desafío, pero no es imposible hacerlo. Instalamos barreras de puerta en la habitación de los niños, la cocina y el baño; tenemos dos monitores de bebé y usamos nuestra hamaca para mantener a la pequeña a la vista mientras nos duchamos. La tranquilidad que nos proporcionan es incalculable.

6. Planifica y prepáralo todo de antemano. La noche antes de pasar el día fuera, piensa y revisa “paso a paso” para no olvidarte de lo que tienes que llevar contigo. Sé que es cuestión de sentido común, pero es difícil encontrar tiempo para hacerlo cuando, por la mañana, vas a toda prisa. Nuestros dos hijos tienen cada uno una mochilita para su comida aunque luego compartimos un bolso cambiador para poder encontrar lo que necesitamos rápidamente y evitar duplicar las cosas.

7. Mantén la calma y evalúa. Un amigo una vez comentó lo calmada que yo estaba al aplicar un “llanto controlado” con mis hijos, pero la realidad es que esto no era cierto. Al tener un segundo hijo, hay momentos en que ambos quieren algo de ti y tienes que evaluar cada situación para determinar a quién atiendes primero. Eso no te convierte en un mal padre.

Revista BABYBJÖRN – Victoria de That’s my baby blog con sus dos hijos.
 
Foto: That's my baby blog

Victoria

Soy profesora de inglés y siempre me ha gustado escribir. Puse en marcha mi blog cuando estaba en el séptimo mes de embarazo de nuestro primer hijo, que llegó inesperadamente un mes antes de lo previsto coincidiendo con Navidad. Nuestra hija llegó 15 meses después, así que ahora somos miembros orgullosos del club «dos menores de dos años». Si a esto le añadimos un cachorro juguetón, nuestra vida es un no parar. Pero imagino que así es como nos gusta que sea.

Blog thatsmybabyblog.co.uk