Técnicas de respiración para el parto – consejos y ejercicios

La respiración es clave en tu experiencia de parto. Te ayuda a relajarte y puede reducir el dolor y/o el temor durante los momentos más difíciles. Prepárate adecuadamente para el gran día con nuestros consejos de respiración para el parto.

Técnicas de respiración para el parto – consejos y ejercicios

La respiración rítmica durante el parto ayuda a sentir menos dolor

La respiración rítmica y la relajación van de la mano. Podrás sobrellevar mejor las contracciones si conoces técnicas de respiración y sabes cómo utilizarlas en el momento justo. Incluso puede ser que ni siquiera necesites analgésicos.

5 consejos de preparación al parto para darte ánimo

Con técnicas de respiración adecuadas reducirás los nervios, mejorarás la oxigenación y podrás participar más activamente del parto. Se liberan endorfinas y se reduce la hormona del estrés (cortisol), lo que tranquiliza y relaja.

Con técnicas de respiración adecuadas reducirás los nervios, mejorarás la oxigenación y podrás participar más activamente del parto.

Lo más importante es prepararte correctamente. Comienza a practicar ejercicios de respiración entre 10 y 15 minutos ya desde el segundo trimestre.

Puedes aprender técnicas de respiración en, por ejemplo, los cursos de profilaxis preparto, capacitación para padres, talleres o incluso en clases de yoga y meditación guiada.

Ejemplos de ejercicios de respiración ideales para el parto

Respiración profunda durante la primera etapa del parto

Esta técnica es ideal cuando las contracciones son más regulares. Cambia de técnica cuando sientas que ya no surte ningún efecto.

1. Inhala profundamente justo al comienzo de la contracción y relájate totalmente al exhalar. ¡Concéntrate en la respiración!
2. Respira pausadamente por la nariz y exhala lentamente por la boca. Cuenta hasta 5 en cada inhalación y hasta 8 en cada exhalación para mantener la concentración.
3. Haz una pausa de entre uno y tres minutos, y repite la técnica.

No te pierdas el artículo sobre hipnoparto y sus beneficios de relajación durante el parto

Respiración superficial como alternativa durante el inicio del parto

Puedes respirar superficialmente incluso en esta parte del parto o cuando la respiración profunda ya no logre relajarte.

1. Inhala profunda y lentamente (al comienzo de la contracción) por la nariz y exhala por la boca.
2. Respira más rápido hacia el final de la contracción. Inhala y exhala por la boca con una respiración ligera y superficial. Como si fuera un soplido suave.
3. Luego vuelve a la respiración normal y lenta.

Cambia de técnica cuando sientas que ya no surte ningún efecto.

Diferentes técnicas de respiración para la fase de transición

La fase en la que el útero se dilata de 8 a 10 cm se llama la fase de transición; pasas a la segunda etapa del parto. Las contracciones se vuelven mucho más intensas en esta fase. Tendrás contracciones muy dolorosas cada 2,5-3 minutos. Es la fase del parto que pasa más rápido.

1. Realiza una inhalación profunda y depuradora.
2. Realiza una inhalación e intenta realizar el sonido “jii” tres veces y luego un “joo” prolongado al exhalar.
3. Al final de la contracción vuelve a inhalar para purificarte.
4. Ahora respira con normalidad o con una respiración profunda nuevamente.

Cat te cuenta su experiencia postparto

Respiración para pujar durante la fase de expulsión

Utiliza esta técnica cuando sientas ganas de pujar. La dilatación del útero es de 10 cm.

1. Respira cómodamente y como quieras hasta que no puedas contener más las ganas de pujar.
2. Inhala profundamente y mantén la respiración o respira lentamente al mismo tiempo que pujas durante 5-7 segundos.
3. Una vez que hayas pujado, exhala y respira normalmente hasta que vuelvas a sentir necesidad de pujar.
4. Repite los mismos pasos. Puedes pujar 2-4 veces por contracción.
5. Exhala finalmente con una respiración de limpieza. Algunas mujeres sienten que les ayuda gruñir, gemir o dar gritos graves al pujar.

Fuente: Colleen Brezine, partera titulada de la University Hospitals St. John Medical Center, Cleveland, Ohio.