Historias de parto: parto en casa

A Amélie de Francia no le dio tiempo a llegar al hospital porque su hijo Baptiste de pronto decidió venir al mundo en casa, en el sofá. Lee su emocionante historia sobre un parto en casa no planificado.

Revista BABYBJÖRN – Yannick besa a Amélie en la frente después de su parto en casa no planificado.
Amélie no había planificado dar a luz en casa, pero de pronto no hubo tiempo de llegar al hospital.
Foto: Personal

Os presento mi historia de parto en casa

Estaba esperando a mi segundo hijo y faltaban diez días para la fecha de parto calculada. Estábamos en una cena de raclette con unos amigos cuando, de pronto, tuve unas fuertes contracciones. Mi esposo Yannick, que es bombero, me llevó al hospital la noche del 25 de septiembre de 2016.

Una hora más tarde, las contracciones habían disminuido un poco, así que nos fuimos a casa.

Tenía contracciones regulares y había dilatado 2,5 cm, así que en el hospital pensaron que tenía que pasar a una sala de parto para que me pusieran la epidural. Pero lo rechacé porque quería intentar dar a luz sin anestesia. Entonces me ofrecieron pasar a una sala especial para partos “naturales” donde podría relajarme y darme un baño, lo cual acepté. Una hora más tarde, las contracciones habían disminuido un poco, así que decidimos irnos a casa.

Lee la historia de parto de Emma: dar a luz en la semana 26

Al día siguiente volví a tener contracciones fuertes, aunque irregulares. En un intento de acelerar las cosas, me puse a limpiar la casa y al final del día nos fuimos a hacer la compra cerca del hospital. Yannick pensaba que debíamos ir a maternidad ya que las contracciones eran muy fuertes, pero yo me negué porque todavía no eran regulares (15 min, 8 min, …). En cambio, nos fuimos a casa y me di otro baño para ver si las contracciones disminuían, como la noche anterior.

De pronto me di cuenta de que no íbamos a llegar al hospital.

Un cuarto de hora más tarde, a las 21:20, rompí aguas dentro de la bañera. Se lo dije a Yannick y nos preparamos para ir al hospital. Las contracciones se habían hecho más intensas y ahora eran regulares. Ya ni siquiera podía caminar. Yannick llamó a mi padre para que viniera a ocuparse de nuestra hija. Él vive a 20 minutos de distancia, así que tuvimos que esperar un rato.

Cinco minutos más tarde tuvimos que llamar a un vecino porque ya no teníamos tiempo de esperar a papá. De pronto me di cuenta de que tampoco íbamos a llegar al hospital, que estaba a 20 minutos de distancia en coche. Yannick llamó entonces a sus compañeros bomberos y me ayudó a acomodarme en el sofá. Cuando llegó papá y vio lo que estaba sucediendo, comprendió que iba a ser un parto en casa y se llevó a nuestra hija a su habitación.

Anna: “Como madre primeriza me dijeron que el parto se retrasaría”.

Revista BABYBJÖRN – Plena actividad en el salón, cuando de pronto Amélie tuvo que dar a luz en casa.
Los bomberos y el personal de la ambulancia llegaron unos minutos después de que naciera su hijo.
Foto: Personal

Podía sentir la cabeza del bebé y tenía muchas ganas de empujar. Yannick apenas tuvo tiempo de ir a buscar algunas toallas y después de dos o tres empujones nació nuestro hijo. Los bomberos llegaron tres o cuatro minutos más tarde, y poco después llegó la ambulancia. Fue fantástico poder compartir este momento con mi marido. Nuestro hijo Baptiste, que por lo visto tenía mucha prisa por conocernos, nació en 25 minutos, a las 21:45 del martes 26 de septiembre.

Revista BABYBJÖRN – Envuelven al hijo Baptiste en papel de aluminio después del parto.
El hijo de Amélie y Yannick nació en 25 minutos, en casa, en el sofá.
Foto: Personal

Al recordar todo esto me doy cuenta de la suerte que tuve de tener a Yannick a mi lado cuando de pronto me vi obligada a dar a luz en casa. ¡Y que él estuviera conmigo cuando nació Baptiste! Pese a ser bombero, nunca antes había ayudado en un parto. Él se siente enormemente feliz y agradecido de haber podido ayudar a nuestro hijo a venir al mundo. Y Baptiste fue además el primero en más de 30 años en nacer aquí en el pueblo…

Texto: Amélie Guédon

Te puede interesar leer esto: Historia de parto desde el punto de vista del papá


¡Consigue que se publique tu historia del parto en This is Life!

Nos encantará conocer tu historia. Envía la historia de tu parto (máximo 500 palabras) y al menos una foto a magazine@babybjorn.com

Nos reservamos el derecho a editar tu texto si elegimos publicarlo. No se ofrece remuneración.


Revista BABYBJÖRN – Historias de parto: parto en casa

Amélie Guédon

Vivo con mi marido Yannick y nuestros dos hijos, Alice de dos años y medio y Baptiste de 6 meses, en Pas de Calais, Francia. No pasa un día sin que recuerde cómo vino al mundo nuestro hijo. Si tuviéramos un tercer hijo, sin duda repetiría la experiencia, pero en tal caso me gustaría tener la ayuda de una comadrona.