Hipnoparto: Cómo probé una nueva técnica de parto

Como su primer parto fue una experiencia traumática, Cat Sims decidió probar una técnica de parto diferente la segunda vez. Lee su relato de cómo pasó del escepticismo a la fascinación de dar a luz con hipnosis.

Revista BABYBJÖRN – Cat Sims usa el hipnoparto como técnica de parto.
"Su nacimiento fue tan apacible", señala Cat Sims después de usar el hipnoparto como técnica de parto.
Foto: Johnér

¿Qué es el hipnoparto? Una técnica de parto alternativa que está de moda

Cuando descubrí que estaba embarazada por segunda vez, había algunas cosas que sabía seguro:

  • Esta vez quería disfrutar de la experiencia de tener un recién nacido.
  • Quería probar a dar de mamar y que la lactancia funcionara esta vez.
  • Iba a hacer todo lo posible para asegurarme de que mi segundo parto no fuera tan traumático como el primero.

El número tres era lo único con lo que en realidad podía hacer algo antes de que llegara el bebé. En cuanto a los primeros dos, pues bien, tendría que esperar a ver, pero tenía la sensación de que, si podía tener éxito con lo tercero, tenía buenas posibilidades de lograr también lo primero y lo segundo.

¿Sería un poco como intentar creer en la magia?

Llamé a mi buena amiga Hollie de Cruz, fundadora de London Hypnobirthing y profesora de hipnoparto de las estrellas. De verdad. Le expliqué que me sentía nerviosa por el hipnoparto: ¿sería un poco como intentar creer en la magia? Yo no era una adepta a “cosas raras” o supersticiones.

¿El hipnoparto funciona? Cuando las cosas no salen de la manera prevista

El hipnoparto te ayuda a mantener la calma

Debo decir que Hollie no me reprochó que mi mentalidad al respecto fuese tan cerrada. En su lugar, me explicó que todo tenía una base científica y que, si yo estaba dispuesta a probar, me PROMETÍA que yo tendría todas las herramientas necesarias para tener un parto “fabuloso”.

¿Un parto… fabuloso? Hmmm. Debo admitir que me sentía escéptica, pero no tan escéptica como mi marido. Después de algunas conversaciones sobre si lo debíamos probar o no, decidí hacer mi jugada maestra: “Pues la verdad que yo soy quien tiene que empujar y sacar fuera a ese ser humano así que yo soy quien decide, y vamos a hacerlo”.

Preparación del parto con hipnoparto – 5 consejos

Doy gracias a los dioses del nacimiento por haberlo hecho. En nuestra primera sesión, nuestra encantadora profesora Gemma nos explicó la teoría básica del hipnoparto y fue como si encendiera una bombilla en mi cerebro. Explicó: “El útero es un músculo y cuando empiezan las contracciones, ese músculo está simplemente relajándose y contrayéndose. Para que cualquier músculo funcione de forma eficiente, necesita oxígeno, que extrae de la sangre rica en oxígeno que tu cerebro dirige al útero cuando llega el momento de que venga el bebé.

Dar a luz no tiene que ser un horrible espectáculo de terror, estilo El Exorcista.

Si entras en pánico, empiezas a crear adrenalina y eso significa que toda esa maravillosa sangre tan jugosa y llena de oxígeno se envía a tu cabeza y a tus extremidades, para prepararte para la lucha o la huida. En ese momento, tu útero está funcionando con un combustible mínimo. Seguirá haciendo su trabajo, pero va a ser más difícil, más prolongado y más doloroso. El hipnoparto consiste en armarte con las herramientas necesarias para mantener la calma y asegurar que ese músculo obtiene todo lo que necesita”.

Consejos de embarazo: Qué hacer y no hacer para un embarazo feliz

Le asignó una función a mi marido

Así de simple, lo entendí. Tenía perfecto sentido para mí. No puedo controlar el nacimiento, pero sí puedo controlar cómo respondo al proceso del parto y eso es lo más poderoso que puedo hacer para lograr un nacimiento sin estrés ni trauma. En cuanto a mi marido, se quedó maravillado. El hipnoparto no solamente le aseguró que dar a luz no tiene que ser un horrible espectáculo de terror, estilo El Exorcista, sino que también le proporcionó una función. Él debía ser mi protector, mi mensajero, él estaba dirigiendo el espectáculo en el que Bo y yo íbamos a ser las protagonistas.

Esta vez adoré la burbuja del recién nacido.

Después de escuchar las afirmaciones tranquilizadoras de Hollie en mis viajes en coche y por la noche durante semanas, y practicar los ejercicios de respiración con mi marido, me puse de parto el 30 de agosto de 2016 a las 9:30 de la mañana. Me puse los auriculares, me tumbé en el sofá y no dije absolutamente nada. Tuve un nacimiento de piscina en casa y Bo Harper Sims nació a las 12:30 del mediodía, tres horas más tarde, en perfecta salud. Su nacimiento fue muy apacible, apenas hizo ningún ruido cuando llegó al mundo, y desde entonces, ha sido el bebé más apacible que he conocido.

Dicho sea de paso, esta vez adoré la burbuja del recién nacido y tras haber tenido grietas en los pezones, ampollas y mastitis constante la primera vez, ahora di el pecho sin ningún problema durante seis meses.

Más de Cat Sims: La depresión posparto es algo escurridizo

Revista BABYBJÖRN – La bloguera Cat Sims de Not So Smug Now con su familia.

Cat Sims

Ex-compradora de moda, ex-profesora de inglés en secundaria, ex-manager de gira para estrellas del rock mayores.

Amante de los gatos y del vino tinto. Casada con la música y regularmente quedándome en casa cuando mi pareja sale de gira. Fundadora del blog Not So Smug Now. Apasionada por las hermanas, los padres que intentan hacer funcionar la paternidad, y la familia.

A menudo fuera de lugar, ignorando siempre los límites. Llevo 36 años en este mundo.