10 juegos para el baby shower

Si están pensando en organizar un baby shower y necesitas algunas ideas, la bloguera Michelle Haslett del blog What Mummy Thinks te ofrece algunas ideas fantásticas, desde juegos a temas que te servirán de ayuda.

Divertidos juegos e ideas para el baby shower del blog What Mummy Thinks de Michelle Haslett.
Una tarta, pastelitos, banderas, globos, confeti, comida y bebida para un baby shower de éxito.
Foto: What Mummy Thinks

Varios aspectos que debes tener en cuenta antes de comenzar a planificar el evento:

  • ¿Quién debería organizar la fiesta? Tradicionalmente, siempre ha sido alguien que no es de la familia, pero si estás muy unida a tus hermanas y éstas quieren organizarla, ¿por qué no? Si no es así, lo ideal sería una amiga íntima.
  • La fecha. Acuerda la fecha con los futuros padres ya que ellos te podrán informar de posibles problemas con el día elegido.
  • La lista de invitados. Seguramente tendrás una idea bastante clara de quién debe asistir. No obstante, pregunta a los padres quién les gustaría (y quién no) que asistiera para no olvidarte de nadie importante.
  • La lista de regalos. Pide a los padres que te proporcionen una lista de regalos pero no la incluyas directamente en la invitación —basta con que menciones que tienes una lista por si alguien quiere consultarla— ya que algunos invitados puede que ya tengan alguna idea de lo que quieren regalarles.
  • Lo importante es el tema. A veces, es más sencillo organizar este tipo de fiestas si ya has pensado en algún tema. El tema puede ser cualquier cosa, desde un color a animales o rayas e incluso una «merienda de locos» como en el cuento de Alicia en el País de las Maravillas.

Una vez hayas escogido el tema, puedes comenzar a planificar todo lo esencial: tarta, pastelitos, banderas, globos, confeti, comida y bebida.

Organiza algunos juegos para el baby shower

¿Por qué no organizas algunos juegos durante la fiesta para entretener a todos? Aquí te ofrecemos una lista donde podrás elegir en función del tipo de fiesta que estés planeando.

1. Dar a luz

Para este juego, tendrás que saber con antelación el número de invitados para poder comprar el número correcto de figuritas de bebé en miniatura. Cuando las tengas, colócalas en los huecos de una bandeja para hacer cubitos de hielo y llénala de agua. Congela la bandeja para el gran día.

Cuando llegue el momento, podrás jugar de dos modos. El primero consiste en colocar un cubito de hielo en la bebida de cada invitado y jugar a esperar que se derrita. Ganará el juego el primer invitado o invitada cuyo cubito de hielo se derrita  primero. También puedes jugar de un modo más interactivo ofreciendo un cubito de hielo a cada invitado e invitada e indicándoles que tienen que derretir el hielo lo más rápido posible, de cualquier modo imaginable, y la primera persona en conseguirlo es la ganadora.

2. ¿A quién se parecerá el bebé?

Este juego es perfecto y hará que todo el mundo se muera de risa. Aunque la preparación pueda resultar algo complicada, el resultado merece la pena. Necesitarás varias fotografías (donde se vean la cabeza y los hombros) de los padres y una fotocopiadora en color así como una imagen genérica de un bebé (si quieres, puedes dibujar uno para asegurarte de que la cabeza presente el tamaño correcto).

Haz que todo el mundo se muera de risa.

Haz varias fotocopias de las fotografías de los padres y asegúrate de que las caras tengan, más o menos, el mismo tamaño. Recorta los rasgos principales de las caras de los padres e introdúcelos en bolsitas transparentes. Divide a la gente en pequeños grupos y entrégales estas bolsas pidiéndoles que creen la cara del bebé genérico empleando los rasgos faciales de los padres para ver a quién se parecerá el bebé.

3. El primer retrato del bebé

Este juego es sencillo pero eficaz. Lo único que necesitas son pequeñas tarjetas en blanco  y un bolígrafo. Ahora, pide a cada invitado e invitada que se coloquen la tarjeta en la frente y que dibujen cómo piensan que será el bebé. La persona que logre dibujar al mejor bebé gana el juego.

También puedes esperar hasta el final de la fiesta para revelar quién ha sido el ganador o ganadora.

4. ¿Quién es el bebé?

Este es otro juego ideal que puede resultar también muy divertido. Antes de la fiesta, pide a cada invitado e invitada que te envíe una fotografía de cuando era bebé por correo electrónico o al móvil. Numera cada fotografía y cuélgalas en el lugar donde vaya a celebrarse la fiesta. Entrega una hoja de papel a cada invitado e invitada para que anoten quién creen que es cada bebé y al final de la fiesta puedes revelar quién ha ganado. También podrías pedir a cada invitado e invitada que te cuenten una breve anécdota sobre la fotografía.

5. He roto aguas

Este juego es más activo y quizás no sea el ideal para todos los invitados. Quizás tengas que dividirlos en grupos y entregar a cada uno (o a cada persona) un globo explicándoles que tienen que explotarlo con las manos. A continuación, deposita el globo encima de los invitados y estos podrán emplear a otros invitados, las paredes, sillas, el suelo, lo que sea que pueda permitirles hacer estallar el globo.

Esto reducirá su preocupación por el cambio de pañales.

6. Pañal gigante

Todos sabemos que cambiar los pañales puede resultar exasperante, así que este juego hará que los padres sientan menos aprensión a la hora de hacerlo. Para ello, necesitarás un par de rollos de papel higiénico.

Reparte los rollos entre los grupos y cronometra el tiempo que tarda cada grupo en poner un pañal a algún adulto que quiera participar. Estos tendrán que asegurarse de que el pañal queda ajustado correctamente para que no se produzcan fugas pero no demasiado apretado de modo que haga llorar al bebé.

7. Adivina qué comida es

Abre varios potitos infantiles (quitándoles previamente las etiquetas) y comprueba si los invitados son capaces de adivinar el sabor.

8. Pañal sucio

Es posible que no quieras organizar este juego dependiendo de los asistentes a las fiesta ya que es posible que alguien lo encuentre algo ofensivo. Se trata de un clásico pero ciertamente no es el ideal para todo el mundo.

Se trata de un clásico pero ciertamente no es el ideal para todo el mundo.

Para ello, vas a necesitar unos cincopañales LIMPIOS. Justo antes de que lleguen los invitados, funde cinco tabletas de chocolate distintas y unta la crema en los distintos pañales. Para facilitarte la tarea, numera los pañales y pide a los invitados e invitadas que escriban en un pedazo de papel qué tipo de chocolate hay en cada pañal. Si quieres hacerlo más sencillo, puedes dejar a la vista de los invitados las envolturas del chocolate para que también las vean.

Entretiene a los nuevos padres a primera hora de la mañana.

9. Mensajes en pañales

Este juego sirve más para entretener a los nuevos padres a primera hora de la mañana, tras haberse pasado toda la noche levantándose a cambiar al bebé. Puedes pedir a los invitados e invitadas que escriban mensajes inspiradores o divertidos en la parte de atrás de los pañales y entrégaselos a los padres al final de la fiesta o cuando vayan a abrir los regalos.

10. ¿Cuánto mide la barriguita?

Dependiendo de cómo se sienta la futura mamá sobre su barriguita, es posible que este juego no sea el ideal para el baby shower. De todos modos, te recomendamos encarecidamente que no uses un metro de verdad. En su lugar, puedes usar un hilo de lana o una cinta métrica sin numerar especial para este juego.

Ahora, pide a los invitados que adivinen cuánto mide la barriga de la futura mamá usando un trozo de cuerda, por ejemplo, y cuando todos tengan uno, pide a la futura mamá que se ponga de pie y comience a medir su barriga con cada trozo. La persona que más se acerque a la medida será la ganadora.

michelle-haslett-what-mummy-thinks-uk-blogger-1
 
Foto: What Mummy Thinks

Michelle Haslett

Me llamo Michelle y soy madre de una niña de tres años, Isabella, y de un niño de un año, Benjamin (la causa de que me haya hecho adicta al café).

Comencé a bloguear unos tres meses después de empezar la baja por maternidad de la mayor de mis hijos; mi blog What Mummy Thinks me permitía pensar en algo más que en cambiar pañales.

Ya llevo tres años escribiendo y aún me encanta compartir mis experiencias (buenas y malas) como madre y las cosas de la familia.