Baja por maternidad en Brasil

Carina viajó a Brasil con su familia cuando estaba de baja por maternidad. La sencillez con la que vivían sus familiares hizo que se llevaran un ritmo de vida más lento. Y un trepidante viaje por carretera entre São Paulo y Río de Janeiro les llevó a disfrutar de unos maravillosos momentos en la playa.

Revista BABYBJÖRN – Carina viajó a Brasil durante la baja por maternidad, su hijo de cinco años en la playa
"Dar largos paseos por la playa, jugar al fútbol y nadar al atardecer. Algo perfecto cuando tienes niños pequeños y quieres evitar las peores horas de calor."
Foto: Privada

Primero Nigeria y después Brasil

La posibilidad de que Carina y su marido Ike pudieran viajar a Brasil durante la baja por maternidad dependía de dos factores. Uno de ellos eran las finanzas familiares, algo muy importante, sin duda, como para la mayoría.

– A finales de 2015 y principios de 2016, ya hicimos un viaje largo. Estuvimos seis semanas en Nigeria visitando a la familia de Ike. Para poder hacer un viaje igual de largo a Brasil, tuvimos que presupuestarlo cuidadosamente.

La posibilidad de que la familia pudiera viajar a Brasil dependía de dos factores.

El viaje a Brasil fue una solución imprevista al caos que supuso el cambio de todas las tuberías del apartamento que posee la familia en Sollentuna, a las afueras de Estocolmo. Como su hija Zoe era pequeña, querían estar fueran el máximo tiempo posible mientras se realizaban los trabajos. Así que pasaron siete semanas en Brasil. Carina explica cómo este caos de fontanería se transformó en un viaje repleto de aventuras.

– Nos alojamos, durante un mes antes de la salida, en una adosado que nos prestaron en Sollentuna. Aunque tuvimos que economizar y ahorrar, logramos escaparnos de este caos y hacer otro viaje largo. Esta vez visitamos a mi familia que vive en Brasil.

Viaje por carretera en Brasil

El segundo factor determinante para el viaje era el alojamiento en Brasil.

– Tengo muchos tíos y tías por parte de madre en Brasil que ya he visitado anteriormente.  Pero aún no había estado con Ike y los niños.

Aunque encontrar un lugar para alojarse no supuso ningún problema. Las tías y tíos de Carina la recibieron con los brazos abiertos y la familia dividió su estancia entre São Paulo y Bertioga, una ciudad costera a las afueras de São Paulo.

– Alquilamos un coche para movernos por la zona. Viajamos desde São Paulo hacia el norte a casa de mis tíos en Minas Gerais y después a Río de Janeiro y a lo largo de la costa pasado por Paraty y de vuelta a São Paulo. Un viaje fantástico pero intensivo de dos semanas de duración.

Revista BABYBJÖRN – Carina de baja por maternidad con su familia en Brasil.
Carina Svensson Ohajekwe, trabajadora social, con su hija Zoe de 9 meses y su pareja Ike. Su hijo Caleb de cinco años también viajó a Brasil.

Probar a convivir con varias generaciones

La sencillez con la que vivían sus familiares hizo que llevaran un ritmo de vida más lento.  La familia llevaba una vida muy ajetreada en Sollentuna. Carina cuenta otras experiencias nuevas vividas con sus hijos durante el viaje.

– Vivir con varias generaciones fue lo más destacable. En Brasil, tres generaciones de mi familia viven bajo el mismo techo. Mis tíos y mis tías, mis primos y sus parejas y los hijos de estos. Desde que volvimos a casa mi hijo habla con frecuencia de la playa, está deseando volver.

Mi hijo habla con frecuencia de la playa, está deseando volver.

Y ninguna de las personas que conocieron terminaba de creer que Carina e Ike pudieran quedarse durante tanto tiempo en casa con sus hijos y seguir cobrando un sueldo.

Baja por paternidad: Simon en Alemania

– Uno de mis primos de Brasil me preguntó justo esta semana si había vuelto al trabajo. Estoy profundamente agradecida por habernos podido quedar en casa con los niños durante tanto tiempo. Es algo que llama la atención en comparación con mis primos de Brasil o los hermanos de Ike de Nigeria. La situación puede variar tanto en Brasil como en Nigeria dependiendo de si se trabaja para el sector público o el privado, pero lo normal y legal son bajas maternales de unos 4-6 meses. Sin embargo las bajas por maternidad remuneradas son algo infrecuente en Nigeria.

Carina se ríe cuando surge el tema de las rutinas en un viaje lejos del hogar.

– Era imposible y ni siquiera lo intentamos. Estoy segura de que otras personas son mejores que nosotros con las rutinas. Para nosotros el reto fue volver a recuperar nuestras rutinas antiguas cuando regresamos a casa. Tardamos dos semanas en ponernos en orden de nuevo.

6 cosas que puedo hacer durante mi baja maternal en Brasil

  1. Disfrutar en el desayuno de café brasileño, pan recién horneado y fruta fresca.
  2. Dar largos paseos por la playa, jugar al fútbol y nadar al atardecer. Algo perfecto cuando tienes niños pequeños y quieres evitar las peores horas de calor.
  3. Beber incontables zumos y bebidas de frutas preferiblemente en la playa y acompañados de yuca frita.
  4. Comer pescado a la parrilla en un restaurante con vistas al mar. O cualquier otra cosa brasileña hecha a la barbacoa. Hay un restaurante fantástico en Jabaquara, Paraty.
  5. Admirar la increíble naturaleza, las colinas y montes de Río y Minas. Es sencillamente divino. Incluso haciendo excursiones cortas se pueden ver cascadas y darse un chapuzón.
  6. Dejarme mojar por la lluvia tropical o, por qué no, en las piscinas que forma. El lugar perfecto para jugar cuando el sol vuelve a salir.