¿Conocías estos aspectos de la cabeza y el cuello del bebé?

¡Piensa si tu cabeza constituyera un tercio del total de tu peso corporal! Así es para los bebés. Un bebé no tiene suficiente fuerza como para mantener erguida la cabeza por sus propios medios, sino que necesita una buena sujeción durante los primeros cinco meses.

Revista BABYBJÖRN – El cuello del bebé.
Adquiere el hábito de dejar que tu bebé esté tumbado despierto boca abajo varias veces al día.
Foto: BabyBjörn

El cuello del bebé es una cuestión que suelen plantearse los padres primerizos. En este contexto se emplea una expresión que es «tiempo boca abajo», es decir, tumbar al bebé sobre su estómago cuando está despierto para que entrene los importantes músculos de la espalda y el cuello.

En Suecia se aconseja «jugar sobre el estómago y dormir sobre la espalda». Además, basta con hacerlo varios ratos al día.

– Los bebés nacen ya con algo de tono muscular, por lo que intentan levantar su pesada cabeza desde el mismo momento en que lo depositan sobre el estómago de su mamá tras del parto, explica Camilla von Lörinszky de la clínica Barnsjukgymnasten.

Los recién nacidos intentan levantar la cabeza inmediatamente después del parto.

Puesto que a los bebés les gusta estudiar su entorno, los teléfonos móviles con patrones claros les resultan divertidos para contemplar, pero las caras son lo más interesante de todo.

Estar tumbados boca abajo es también una forma de juego para el bebé, que resulta muy beneficiosa para el desarrollo de sus habilidades motoras. Adquiere el hábito de dejar que tu bebé esté tumbado despierto boca abajo varias veces al día, estando tú muy cerca.

Entrenar el cuello del bebé

– A un bebé le hace mucho bien estar tumbado boca abajo cuando está despierto. De esta forma, la musculatura de la nuca se fortalece automáticamente y se desarrollan las capacidades motoras, explica Camilla.

Además, señala que los padres no pueden hacer que su pequeño entrene el cuello de forma tradicional, sin embargo pueden jugar con su bebé de forma que su musculatura se fortalezca.

Incluso cuando se utiliza una mochila porta bebé, este entrena su cuello ya que de vez en cuando querrá echar un vistazo hacia arriba para mirar la cara de mamá o papá.

Texto: Anna-Maria Stawreberg