Galletas rellenas con gelatina al vino tinto con especias

Creemos que es hora de que añadas un nuevo dulce favorito a tus especialidades de Navidad. Prueba estas deliciosas galletas con sabor a vino tinto y jengibre.

Revista BABYBJÖRN - Galletas de jengibre con sabor a vino tinto con especias.
Galletas de jengibre con sabor a vino tinto con especias.
Foto: Robin Karlsson

En esta receta de Robin Karlsson, que puedes encontrar en www.ätabörman.se, las clásicas galletas suecas de frambuesa se transforman para estas fiestas en galletas de jengibre con un relleno de gelatina al vino tinto con especias. Así podrás disfrutar en un solo dulce de dos sabores típicos suecos: el jengibre y el vino tinto caliente con especias que se toma en Navidad.

Con la receta de la gelatina que te ofrecemos, obtendrás más cantidad de gelatina de la que necesitas para las galletas, así que reduce a la mitad las cantidades de los ingredientes, si lo prefieres (aun así quedará gelatina de sobra), pero afronta la verdad: nunca viene mal algo de gelatina de sobra, mucha o poca, ¿verdad? Además, esta gelatina será un regalo extraordinario para cualquier persona.


Galletas rellenas con gelatina al vino tinto con especias

 

Tiempo de preparación: 3 horas aproximadamente
20 galletas + gelatina de sobra

Ingredientes:

Gelatina

500 g de manzanas reineta
500 g de ciruelas
500 ml de vino tinto
1 cucharadita de clavo
1 trozo pequeño de jengibre
2 ramas de canela
2-3 trozos de cáscara de cítrico (por ejemplo, naranja, limón, naranja de Sevilla)
1 cucharadita de semillas de cardamomo enteras
750  de azúcar
300 g de pasas (aprox.)

Galletas

125 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
70 g de azúcar
100 g de harina de trigo
40 g de harina de patata (aprox. 3 cucharaditas).
1 cucharadita de levadura en polvo
1 cucharadita de canela molida
1 cucharadita de clavo
1 cucharadita de jengibre
1 cucharada de cardamomo molido
1 cucharada de agua

Otros

Moldes de papel para hornear
Pasas y almendras laminadas para decorar
Báscula de cocina (no es esencial pero te lo recomendamos).

Gelatina

  1. Corta en trozos las manzanas y las ciruelas. A continuación, mezcla los trozos con el vino, las especias y una cucharada de pasas en una cacerola. Pon la cacerola en el fuego y lleva a ebullición. Baja el fuego y deja hervir a fuego lento sin dejar de remover (para que no se pegue la mezcla) hasta que la fruta esté completamente blanda, unos 40 minutos en total. A continuación, pasa la mezcla por el chino a otra cacerola o recipiente empujándola con el mango de un cucharón.
  2. Pon la cacerola en el fuego, añade el azúcar y lleva a ebullición de nuevo. Baja el fuego y deja hervir a fuego lento sin tapa unos 15 minutos (el contenido debe reducirse a unos 2 litros aprox.).
  3. Introduce un plato en el congelador. Déjalo dentro unos 15 minutos y después sácalo y vierte un poquito de jalea sobre el mismo. Deja reposar uno o dos minutos e inclina el platillo para comprobar si la gelatina se desliza. Si casi no se mueve, indicará que está lista, pero si aún gotea, deja que siga hirviendo la mezcla un poco más de tiempo y vuelve a realizar la prueba.
  4. Aparta una o dos cucharadas grandes de gelatina para las galletas. A continuación, añade las pasas restantes a la cacerola y deja que cuezan uno o dos minutos. Vierte la gelatina caliente en tarros de cristal limpios, pon las tapas y gira los tarros para que se esterilicen las tapas. Deja los tarros boca abajo hasta que se enfríe la gelatina.
  5. Si has realizado el proceso de limpieza/esterilización con cuidado, la gelatina debería durar hasta un año a temperatura ambiente, pero cuando abras uno guárdalo después en la nevera

Galletas

  1. Mezcla la mantequilla y el azúcar en un cuenco grande hasta obtener una crema ligera y pastosa. Usa otro cuenco para mezclar la harina, la harina de patata, la levadura en polvo y las especias y, a continuación, agrégalo a la mezcla de mantequilla y azúcar. Añade el agua y forma una masa con todo lo más rápidamente posible, sin manipularla más de lo absolutamente necesario. Cubre con film de plástico y deja reposar en el frigorífico unos 20 minutos.
  2. Estira la masa formando un rollo largo y córtala en 20 piezas uniformes. A continuación, forma bolas con las piezas y después utiliza el dedo para hacer un agujero profundo en cada una de ellas. Coloca las bolas en moldes de papel para hornear y estos sobre una bandeja para el horno.
  3. Vierte un poquito de gelatina en cada agujero y deja hornear unos 10 minutos a 200 ºC/número 6 del mando. Cuando estén listas, decora las bolas con pasas y almendras laminadas y déjalas enfriar sobre una rejilla metálica.