Bollitos de calabaza para Halloween

Estos deliciosos bollitos de calabaza son el regalo perfecto para Halloween. Estos bollitos, que son increíbles tanto en apariencia como en sabor, llevan calabaza en la masa y van rellenos de crema de calabaza.

Revista BABYBJÖRN – Deliciosos bollitos de calabaza para Halloween
 
Foto: Robin Karlsson

Esta receta de Robin Karlsson de ätabörman.se lleva un poco tiempo, por la levadura, pero no es excesivamente complicada y el resultado está riquísimo. El relleno de crema de calabaza garantiza que los bollos harán las delicias de cualquiera.

Si quieres, y para facilitar un poco el proceso, puede hacer los pasos 1 al 4 el día antes para permitir que la masa suba lentamente por la noche en el frigorífico. Esto, además, le aportará a la masa mejor sabor, si cabe.

Atención: En algunos ingredientes de la receta se indican tanto el peso como el volumen, por varios motivos. No siempre es posible medir con precisión las cantidades de algunos ingredientes como, por ejemplo, la harina, por volumen, ya que puede variar hasta un 50% dependiendo de lo compacta que esté y también porque es mucho más fácil usar un peso de cocina. Así que pesa todos los ingredientes en el peso de cocina y no tendrás que usar tantas cucharillas dosificadores ni otros aparatos . Si no tienes ningún peso, puede usar las medidas en volumen que se proporcionan aunque te recomendamos encarecidamente que te hagas con una. No cuestan mucho y son increíblemente útiles, especialmente si haces cosas en el horno.

Bollitos de calabaza rellenos de crema de calabaza

Listos en: Unas 7 horas
Tiempo de preparación: Unas 3,5 horas

10 bollitos

Ingredientes

1 calabaza horneada (una calabaza típica de Halloween o calabaza almizclera de aprox. 1,5 kg)

Relleno

Puré de calabaza 400 g (aprox. 1,7 tazas/4 dl)
Azúcar 50 g (¼ de taza)
Azúcar de vainilla 1 cucharadita
Almidón de maíz 4 cucharaditas
Agua 4 cucharaditas

Masa

Harina 300 g (aprox. 2,5 tazas) y azúcar 30 g (aprox. ⅛ de taza)
Azúcar de vainilla 1
Sal 5 g (aprox. 1 cucharadita)
Levadura en sobre 5 g (aprox. 1,5 cucharaditas)
Puré de calabaza de la calabaza horneada 130 g (aprox. ½ taza)
Leche 110 g (aprox. ½/1,1 dl)
Mantequilla a temperatura ambiente 30 g (aprox. ⅛ de taza/2 cucharadas)
Un poquito de colorante amarillo, líquido o polvo (opcional)

Otros

Un huevo batido con 3 cucharadas/0,5 dl de leche para glasear los bollitos
Brocha pastelera
Hilo de cocina 85 cm por bollito
Peso de cocina

  1. Precalienta el horno a una temperatura moderada (200 ºC). Trocea la calabaza y quita las semillas (guárdala para el Paso 5 si quieres usarlas como decoración). Hornea los trozos de calabaza en un bandeja de aluminio cubierta con papel para hornear durante aprox. 30 minutos o hasta que la carne de la calabaza esté totalmente blanda.
  2. Deja enfriar la calabaza, hasta que puedas cogerla con la mano sin quemarte, extrae la carne y deposítala en un cuenco. Ahora, separa 400 g de puré de calabaza en una cacerola para el relleno y otros 130 g en un cuenco para la masa. Reserva algo por si hiciera falta para otras cosas.
  3. A continuación, añade el azúcar y el azúcar de vainilla a la cacerola y calienta a fuego medio, removiendo el contenido sin para durante 10–15 minutos, hasta que se haya disuelto el azúcar y la mezcla esté ligeramente espesa. Mezcla el almidón de maíz y el agua en un vaso y añádelo a la mezcla de la cacerola sin dejar de remover. Cuece a fuego lento durante aprox. dos minutos sin dejar de remover y, a continuación, retira la cacerola del fuego y ponla aparte para dejar que enfríe completamente. Después, puedes guardarla en el frigorífico hasta que te haga falta.
  4. Para la masa: Mezcla los ingredientes secos en el cuenco de un robot de cocina con el gancho de amasar. Añade la leche y la mantequilla a la mezcla (y el colorante, si vas a usarlo) junto con 130 g de puré de calabaza y vierte todo sobre los ingredientes secos. Amasa a baja velocidad hasta que todo esté bien mezclado. Después, sube a velocidad media durante 15–20 minutos hasta que la masa sea suave y elástica. Cubre el cuenco con film transparente y deja que suba hasta que la masa haya doblado su tamaño (aprox. 2 horas o una noche en el frigorífico).
  5. Mientras dejas subir la masa, puedes limpiar las semillas de la calabaza en un escurridor y, a continuación, hornéalas a 200 ºC sobre papel para hornear en una bandeja durante aprox. 8 minutos. A continuación, déjalas enfriar para poder pelarlas.
  6. Cuando la masa esté lista, presiónala para que expulse el aire y amásala suavemente durante aprox. 5 minutos (aplica harina sobre la superficie de trabajo y en las manos, pero sin pasarte). Divide la masa en 10 piezas (de aprox. 60 g cada una), dales la forma de un bollito (puedes ver si quieres este vídeo de instrucciones), colócalos bajo un paño de tela limpio y deja reposar unos 30 minutos.
  7. Ahora, utiliza un rodillo para aplanar las piezas (aplica harina sobre la superficie de trabajo y en las manos, pero sin pasarte) hasta que tengas círculos planos de masa de unos 15 cm de diámetro. Asegúrate de que el centro no sea excesivamente fino, es preferible que el centro sea un poquito más grueso que los bordes. Deposita una cucharada de relleno de calabaza en el centro de cada círculo (usa una cuchara automática de heladería, si dispones de una) y, a continuación, cierra la masa sobre el relleno y emplea las manos para sellar las costuras y darle a la masa una forma suave y redonda, como la de un bollito. Coloca los bollitos con la costura hacia abajo y átalos de modo que queden divididos en 8 segmentos (del mismo modo que se atan los regalos pero doble, de modo que ofrezcan este aspecto, vistos desde arriba, cuando hayas acabado). No aprietes el hilo excesivamente pues este solo debe descansar sobre la masa, no cortarla.
  8. Ve colocando los bollitos ya atados debajo del trapo de tela hasta que tengas los 10 bollitos atados. Déjalos reposar durante una hora para que suban y después, aplica la mezcla de huevo y leche con la brocha para glasearlos y hornéalos en el centro del horno durante unos 15 minutos hasta que estén dorados por arriba.
  9. Deja enfriar en la parrilla y después guárdalos en una bolsa de plástico de temperatura ambiente hasta que los sirvas. También los puedes congelar para consumirlos posteriormente. En este caso, debes dejar que se descongelen durante una hora a temperatura ambiente antes de servirlos. Quita los hilos cortándolos con unas tijeras por arriba y por abajo, en los puntos de unión, y sepáralos de los bollitos con cuidado (o deja que lo hagan los que se vayan a comer los bollitos). Decora los bollitos con semillas de calabaza antes de servirlos (opcional).

Esta es una receta de Robin Karlsson del blog de cocina ätabörman.se, donde encontrarás más recetas, reseñas, noticias y muchísimo más sobre alimentos y cocina.