Un sábado de otoño: sencilla excursión al bosque con niños

Gritar fuerte, correr libre y recoger todos los palitos, piñas y piedras que quieras. En nuestro segundo artículo sobre los padres de mellizos, Joacim y Karolina Winqvist – la familia Matkoma – nos dan sus mejores consejos sobre fáciles excursiones por el bosque con niños y buenos alimentos para llevar al bosque.

Revista BABYBJÖRN –Joacim y Karolina, la familia Matkoma, disfrutan preparando la comida al aire libre al igual que en la cocina de casa.
Nuestros mellizos empezaron a aprender a hacer fuego y recoger agua en el lago a los 5 años de edad.
Foto: Joacim Winqvist

Cerca de los montes de Änggård en Gotemburgo, Suecia, viven los padres de mellizos, Joacim y Karolina Winqvist, la pareja que creó el blog Matkoma. Un sábado típico para esta familia de mellizos incluye casi siempre una excursión por el bosque. ¡Y siempre con una merienda!

– El bosque es perfecto para los niños, dice papá Joacim. Hay mucho para mirar y casi nada peligroso con lo que hacerse daño. También es muy agradable para los adultos poder librarse de ser el padre que siempre está regañando e insistiendo. En el bosque pueden correr, trepar, saltar y gritar tan fuerte como quieran sin que molesten a nadie. Toda la familia se siente más relajada.

En el bosque hay mucho para mirar y casi nada es peligroso.

Los mellizos Klara y Sixten los han acompañado al bosque desde que nacieron.

– El primer verano, cuando tenían seis meses, dormían mucho en el cochecito, recuerda mamá Karolina. Nos turnábamos para hacer recorridos en busca de setas. Hacia el otoño extendimos una manta y ellos estaban ahí tumbados, dando vueltas. Cuando supieron sentarse tenían piñas y palitos para jugar. Hacia los 2-3 años de edad pudieron empezar a ayudar, cargar con un cubo de agua desde el lago y recoger palitos.

Masa en una botella – comida fácil de excursión

En su blog sueco Matkoma, Joacim y Karolina inspiran a otras familias con niños pequeños para hacer comida cotidiana más fácil y divertida. Pero la familia Matkoma disfruta preparando la comida al aire libre al igual que en la cocina de casa.

– Comer afuera es lo mejor de toda la excursión, declara Karolina con entusiasmo. Siempre nos llevamos una merienda con nosotros, y normalmente también el almuerzo. En un termo o en un hornillo portátil. La verdad es que no es tan engorroso como muchos piensan.

Los mellizos juegan mientras se quitan el pijama y no conseguimos salir antes de las once.

– En realidad, nos gusta preparar la comida desde cero, pero en el bosque todo está rico, asegura Joacim. Cosas que nunca comeríamos en casa –como puré de patatas de sobre– están riquísimas sentados en un tronco en un claro. Ahora hemos descubierto lo fácil que es llevarse consigo masa de tortitas en una botella. Hay sitios fijos para hacer barbacoa junto a muchos de los lagos, y lo cierto es que una sartén de tortitas no pesa tanto en la mochila.

– Es sorprendente la cantidad de platos y sabores que los niños quisquillosos se comen de buen grado cuando el ambiente es diferente al de la mesa de la cocina, continúa Karolina. A Klara ahora le encantan los rebozuelos y justo ha vuelto a empezar a comer aguacate. Era imposible hace un año.

Revista BABYBJÖRN – Joacim y Karolina crecieron en Västergötland y Skåne, respectivamente, y siempre han procurado salir al bosque, aunque solo fuera para dar un paseo.
Comer en el bosque. Son muchos los platos que los niños quisquillosos se comen de buen grado cuando el ambiente es diferente al de la mesa de la cocina.
Foto: Joacim Winqvist

La excursión del sábado

En un sábado habitual, la familia saca el coche, mejor si es a un sitio nuevo y de preferencia junto a un lago.

– Se hace un poco cuesta arriba al principio, confiesa Karolina. Los mellizos juegan mientras se quitan el pijama, hay que empacar cosas y a lo mejor no conseguimos salir antes de las once. A menudo nos llevamos tanto la comida como la merienda y nos ponemos a ello nada más llegar. Recoger ramas y ramitas para la fogata, hacer fuego, empezar a cocinar. Los niños ayudan. Recoger palitos es una actividad perfecta para los niños. También es bueno para los padres que los niños tengan algo que hacer antes de que empiecen a tener hambre.

El bosque en el corazón

Joacim y Karolina crecieron en Västergötland (en la costa oeste) y Skåne (en el sur de Suecia), respectivamente. Desde que se conocieron han procurado salir al bosque, aunque solo fuera para dar un paseo. Desde que llegaron los mellizos ha sido cada vez más.

– ¡Es tan fácil hacer una excursión por el bosque! Una manta, botas de goma, un paquete de galletas (o dos) y un jersey adicional es, en realidad, todo cuanto hace falta, dice Karolina. ¡Y la merienda! Creo que nunca hemos salido al bosque sin la cesta del café.

Creo que nunca hemos salido al bosque sin la merienda.

– Comer en el bosque es maravilloso, dice Joacim. Y es por lo menos igual de maravilloso cuando es con comida que uno mismo ha recogido en el bosque. La ley «Allemansrätten» de Suecia es única. Todos tienen derecho a estar en el bosque, recoger bayas y setas, hacer fuego, ¡aprovecharlo! Llena cestas y cubos con setas y bayas e invita a otra familia con niños a cenar el sábado. Es fantástico poder darles esa experiencia a tus hijos.

– Pero claro que hay que tener pequeños trucos para motivarlos de vez en cuando, agrega Karolina. Asegúrate de tener algo rico para picotear en el camino a casa. ¡A fin de cuentas son niños!

No te pierdas la primera parte, donde la familia Matkoma nos habla sobre ellos y te ofrece dos consejos para disfrutar más en la cocina.

 


Tres consejos para una excursión por el bosque

  • ¡Merienda! Creo que nunca hemos salido al bosque sin la merienda. Lleva también algo adicional para sacar camino a casa, cuando la energía tiene que alcanzar para llegar al coche y hasta casa.
  • Botas de goma. Unos pies mojados te lo estropean todo en cinco segundos.
  • Un jersey adicional, y capa sobre capa para estar preparados para el viento junto al lago y el sol en el claro del bosque.

Tres mejores almuerzos de excursión

  • Hacer fuego y asar salchichas
  • Llevar un hornillo portátil y hacer una carbonara fácil, o calentar albóndigas ya hechas y hervir macarrones
  • Si hay barbacoa fija: Lleva una sartén para tortitas y la masa en una botella.

 

Texto: Katarina Gröndahl

Revista BABYBJÖRN – La familia Matkoma está compuesta por papá Joacim, mamá Karolina y los niños Klara y Sixten.
 
Foto: Joacim Winqvist

Familia Matkoma

Joacim, 34, art director en una agencia de publicidad. Le gusta amasar pan, las bicicletas y la música. Karolina 33, comunicadora en una empresa de tráfico. Le gusta el café, las manualidades y el yoga. Klara y Sixten, 5 años. Les gustan las palomitas, nadar y jugar a los gatos.

Cuando el tiempo no alcanza: Mi mejor consejo cuando te quedas sin fuerzas es cenar sándwiches. Preséntalo como un desayuno para cenar: suena agradablemente al revés. Y si los haces calientes puedes meter a hurtadillas casi cualquier cosa bajo la capa de queso.

Blog matkoma.se Instagram @matkoma.se

Revista BABYBJÖRN – Los consejos de la familia sobre qué pueden hacer los niños durante la excursión por el bosque de 0 a 6 años.
1-2 años. Recoger arándanos y piñas es divertido, entretenido y puedes toquetear.
Foto: Joacim Winqvist

Niños en el bosque 0-6 años

0 años – Lleva el cochecito y deja que los niños duerman al aire libre. Cuando sean un poco más grandes, es emocionante estar tumbado o sentado sobre una manta.

1 año – Sin duda, el año más difícil. Hay que llevarlos encima, levantarlos y se caen todo el tiempo. Pero un frondoso arbusto de arándanos azules los puede mantener interesados durante varios minutos.

2 años – Ahora pueden manejarse por sus propios medios. Recoger arándanos y piñas es divertido, entretenido y puedes toquetear.

3 años – ¡Un pequeño de tres años tiene ganas de ayudar! Recoger palitos para la fogata y separarlos en pilas es una buena actividad antes de que la comida esté lista.

4 años – Ahora pueden recoger bayas un poco más «difíciles» en arbustos pinchudos, como moras y frambuesas salvajes.

5 años – Introducir tareas pequeñas pero importantes. Nuestros mellizos empezaron a aprender a hacer fuego y recoger agua en el lago. ¡Bajo supervisión nuestra, claro está!

6 años – Una edad perfecta para aprender sobre diferentes setas. Rebozuelos amarillos y atrompetados, boletus y lengua de gato son nuestros favoritos.